5 lecturas «traductoriles» para este verano

Foto de Dan Dumitriu en Unsplash

¡Vacaciones de verano! Chiringuitos, viajes, terraceo, playa, aire acondicionado, helados… Cuando llega el verano nuestro ritmo de vida cambia totalmente y dedicamos más tiempo al ocio y al descanso. Después de un curso bastante intenso, por fin inauguramos la temporada estival.

Seguro que, durante el verano, entre vosotros y vosotras hay muchas personas que disfrutan la lectura. Por eso, queremos ayudaros a elegir lectura para vuestras vacaciones (sí, sabemos que elegir una opción entre tantas es complicado y, sí, prometemos ampliar las recomendaciones con más títulos).

¡Al agua, patos!

Mamá, quiero ser intérprete de Gabriel Cabrera (Pie de Página, 2016)

En esta obra, Gabriel nos cuenta a lo largo de 30 capítulos todas sus vivencias y anécdotas como intérprete acompañándolas de las dificultades y retos a los que se enfrentan nuestros queridos intérpretes. Pero no todo son complicaciones, Gabriel narra historias divertidísimas que le han ocurrido en cabina, los aciertos que le han ayudado durante su carrera profesional y con las que quiere mostrar la realidad de este sector. Este libro está dirigido tanto a aquellas personas que se están formando en interpretación como a los profesionales en activo (o a quienes quieran aprender más sobre esta interesantísima profesión). Si tienes pensado formarte en interpretación… ¡este libro te está llamando! Puedes conseguirlo aquí.

Cómo triunfar en la traducción freelance de Corinne McKay (Original Translations, 2016)

En este manual encontrarás todo lo necesario para inspirarte como profesional de la traducción. Sabemos que los comienzos son difíciles e inciertos, pero este libro te ayudará a esclarecer ese mar de dudas para aclararte las ideas e inspirarte hasta conseguir tu objetivo: ser un profesional de la traducción independiente, freelance vaya. Es verdad que muchos ejemplos y estrategias están basadas en la cultura estadounidense y en la realidad que la rodea, así que si tu estrategia engloba el mercado de los Estados Unidos, este libro te vendrá muy bien. Anímate a dar el salto e impulsa tu negocio. Encuéntralo aquí.

Luces, cámara y… traducción audiovisual de Eugenia Arrés, Fernando Castillo, Javier Rebollo y Juan Yborra (Pie de Página, 2021)

¡3, 2, 1… ACCIÓN! Tanto si eres estudiante de TEI y te apasiona el sector audiovisual como si ya formas parte del mundillo, apúntate este libro. Nuestros queridos compañeros, ya que alguno de ellos imparten clase en nuestro Máster en Traducción Audiovisual o en nuestro Máster en Traducción y Nuevas Tecnologías, nos muestran todas las facetas de esta especialidad de la traducción. A lo largo del libro descubrirás las diferentes vertientes en las que puedes adentrarte como traductor/a audiovisual, encontrarás recomendaciones para llamar a las puertas de los estudios y conseguir clientes, cómo aplicar las tarifas, encontrarás recomendaciones lingüísticas a la hora de traducir los típicos términos en inglés, así como propuestas de traducción alternativas. Este libro será todo un acierto si quieres aprender más sobre la traducción audiovisual. Échale un vistazo aquí.

La lingüística del amor de Mª Mar Galindo Merino y Mª del Carmen Méndez Santos (eds.) (Pie de Página, 2022)

Este maravilloso libro escrito por veintidós especialistas tratan, en un extenso índice de 18 capítulos, el amor desde los campos más asombrosos y desconocidos de la lingüística. Sí, sí, como lees. Se centran en explicar el amor y las relaciones sexo-afectivas desde la neurociencia, la traducción de lenguaje adolescente o de novelas eróticas, las acciones no verbales en el proceso de seducción, las terminología del amor o las claves lingüísticas cuando hay estafas amorosas. Ámbitos tan distintos y apasionantes desde el punto de vista lingüístico que, este libro, será tu mejor amigo este verano. Acoge esta lectura con el corazón abierto mientras disfrutas de un atardecer romántico en la playa. Encuéntralo aquí.

El fantasma en el libro de Javier Calvo (Seix Barral, 2016)

Con este ensayo tan ameno, Javier nos cuenta los entresijos profesionales del traductor. La traducción está omnipresente en nuestro día a día (televisión, publicidad, documentación, productos alimenticios, tecnología, etc.), pero la figura del profesional quizás sea poco visible. Si bien nuestra labor es hacer invisible las diferencias lingüísticas y culturales, no queremos ser invisibilizados y poco valorados. Anímate a saber más sobre el día a día de un profesional de la traducción acompañada de anécdotas del autor y la historia de la traducción. Consíguelo aquí.

¿Te ha gustado nuestra oleada de lecturas? Esperamos haberte ayudado a elegir lectura para este verano mientras aprendes más sobre el mundo de la traducción.

Para terminar, no queríamos despedirnos sin desearte unas buenas vacaciones. ¡A disfrutar!

¿Qué perfiles encontramos en una agencia de traducción?

Foto de Mimi Thian en Unsplash

¡Lo prometido es deuda! Si has seguido nuestras últimas publicaciones por redes, habrás visto que hemos hablado de los diferentes perfiles a los que se puede acceder a una agencia de traducción. A veces es muy común pensar que solo podemos acceder al perfil de traducción de estas empresas, pero… ¡nada más lejos de la realidad!

La falta de conocimiento sobre los distintos puestos a los que podemos acceder lo vemos cada día desde la coordinación de prácticas de ISTRAD. Muchas ofertas que promocionamos entre nuestros estudiantes no se solicitan por desconocimiento o por la presión de no saber qué se requiere para ese puesto.

La gran ventaja al formarnos en traducción es que tenemos un perfil bastante versátil y podemos enfocar nuestra profesión hacia el ámbito que más nos interese, moviéndonos dentro de la gran cadena que engloba el proceso de traducción de un proyecto. Por eso, vamos a destacar algunas de las distintas figuras que solemos encontrar en una agencia de traducción:

Traductor/a

Esta figura es la que tenemos siempre en mente desde que empezamos el grado. Es el ámbito que más se practica y se conoce gracias a los estudios que se cursan. En las agencias de traducción se cuenta con muy pocos traductores/as en plantilla, pues es una práctica que está en desuso. Lo más habitual es contratar a profesionales de forma externa (freelancer).

Revisor/a

Con este perfil, la persona encargada se encarga de comparar la calidad del texto origen y la traducción que se ha hecho para detectar los posibles errores de concordancia entre ambas lenguas, al igual que asegurarse de que ambos textos transmiten el mismo sentido. Como en el perfil anterior, aquí también se suele colaborar de forma externa a la empresa.

Corrector/a

Su trabajo consiste en hacer una lectura de la traducción para detectar y subsanar los errores de estilo y ortotipografía. Así como pasar un control de calidad siguiendo las indicaciones del cliente (en cuanto a guía de estilo). Si te gusta mucho utilizar el boli rojo y tienes el superpoder de ver errores donde no los hay… ¡este es tu puesto!

Terminólogo/a

Sí, sí, no es un especie en peligro de extinción. Esa persona se dedica a crear bases de datos para nutrir las memorias de traducción de las herramientas TAO, los glosarios y facilitar todos los recursos de consulta para agilizar el proceso de traducción.

Vendor manager

El famoso perfil de vendor es para personas que tengan una gran habilidad de comunicación y negociación. Este perfil consiste en busca nuevos clientes o proyectos para la empresa, así como renovar y ampliar proveedores lingüísticos para ampliar la red de contactos de la empresa. Y, además, se encarga de negociar un tema esencial y delicado para quienes nos dedicamos a este campo: las tarifas.

Project manager

¡Los PM tienen el cielo ganado! ¿Cuántas veces habremos oído esto? Los PM son superhéroes y superheroínas que llevan adelante la coordinación de los proyectos de traducción. Se encargan de contactar y llegar a acuerdos con los clientes y los proveedores de servicios, establecen los plazos de entrega y supervisa el proceso que lleva el proyecto para que se ajuste a la fecha acordada. Eso sí, para desarrollar este puesto debes ser una persona bastante organizada y minuciosa, ¡no todo el mundo aguanta la presión!

Language lead

Si nunca has oído sobre este perfil profesional, aquí te aclaramos las dudas. Un language lead es la persona encargada de coordinar los proyectos de traducción hasta la fecha de entrega, algo similar al project manager, pero desde el punto de vista lingüístico. Ayuda y resuelve rápidamente las preguntas relacionadas con la traducción para que el proyecto siga su curso y estas preguntas no entorpezcan el ritmo. También se encargan de unificar los equipos de traductores que se encargarán de un proyecto y también de los recursos que van a utilizar (el estilo, la variante lingüística, etc.) los traductores y traductoras.

Como ves, no hay que temer a estos perfiles tan escuchados, pero tan desconocidos. Sabemos que nos pueden surgir miedos o inseguridades a lo desconocido, y sobre todo cuando se trata del plano laboral. Queremos transmitirte que no hay nada que temer. Mientras que tengas la suficiente formación que se requiere en las ofertas y la actitud adecuada para optar a estos puestos, todo será más fácil. ¡Mucho ánimo!

¿Ya sabes en qué puesto te gustaría trabajar? ¡Te leemos! 😃

Emprendimiento para traductores

Foto de Dayne Topkin en Unsplash

Cuando hablamos de emprendimiento podemos abarcar muchos factores que debemos tener en cuenta al plantearnos por dónde empezar. Por eso, vamos a enumerar varios pasos esenciales:

  1. Define tu trayectoria y tus especialidades

De nada sirve ir dando palos de ciego cuando hemos terminado nuestros estudios y no sabemos hacia dónde tirar. Estudia tu situación y decide si quieres trabajar por cuenta ajena o como profesional independiente. Parece una tontería, pero conocer qué es lo que quieres o qué es lo más te conviene puede ahorrarte mucho tiempo.

Si ya hemos decidido esto, piensa en qué ámbitos te gustaría trabajar (¿eres más de traducción jurídica o se te da mejor y te gusta la biosanitaria? ¿Prefieres el ámbito académico o quieres trabajar en esa agencia? Dependiendo de tus gustos podrás definir mejor a qué especialidades dirigirte y, con dirigirte, no referimos a estudiar y ampliar tus conocimientos sobre este campo o para enfocar tu búsqueda de mercado. ¡Haz una lista para tenerlo presente!

2. Prepara toda la artillería: la «documentación»

Antes de enviar correos por diestro y siniestro, es muy importante que tengas todos los documentos que suelen pedir para contactar con tus clientes/empleadores. Estos documentos suelen ser el CV (si no sabes muy bien cómo hacerlo, aquí puedes averiguarlo), un portfolio donde se especifique detalladamente todo el trabajo que has hecho hasta el momento y una carta de presentación (no lo piden en todos sitios, pero está bien tenerla por si es el caso).

3. Base de datos: la mejor aliada

¿Seguro que puedes acordarte de todas las empresas con las que te has puesto en contacto? ¡Imposible! Nadie puede acordarse de tantas empresas, datos y teléfonos. Por eso, qué mejor forma de acordarse que recopilando todo en una base de datos. ¡Que no cunda el pánico! Puedes hacerla directamente en una hoja de Excel, así será práctica y útil (que de eso se trata). Allí tendrás un registro exhaustivo de tus posibles clientes, las empresas con las que has contactado, si te han respondido o no, la fecha de la última vez que te pusiste en contacto con ellos, etc. Todo a tu gusto y adaptado a tus necesidades, ¿suena bien, verdad?

4. Asociarse para estar en comunidad

Se dice por ahí que la profesión de la traducción es algo solitaria (que desde aquí lo desmitificamos), pero si perteneces a una asociación vas a tener más compañeros/as que están en la misma situación que tú. Formar parte de una asociación te permite conocer más aspectos de la profesión, te ayudan con temas fiscales e incluso hay listas de distribución. Dependiendo del sector de la traducción al que te dediques te puedes asociar a una o a otra. ¿Las principales? En España tenemos a Asetrad, ATRAE, ACE Traductores y UniCo. Hay muchas más, pero de esto ya hablaremos en otra ocasión.

5. Fiscalidad

Emprender significa invertir y conocer muy bien los números para que no perder dinero; por eso, te recomendamos que estés al tanto de cuáles son las vías fiscales por las que debes tirar para trabajar legalmente. Evidentemente, si trabajas por cuenta ajena no tienes por qué preocuparte tanto, ya que la agencia o empresa para la que trabajas se encarga por ti, pero, si por el contrario, eres profesional independiente tendrás que gestionarlo todo tú. Si no te atreves porque los números no son lo tuyo, te recomendamos que delegues en la figura de un gestor/a financiero/a para llevar todo el papeleo con Hacienda y la Seguridad Social, así como con las declaraciones de la renta y las trimestrales. Nada mejor que tener una asesoría con un profesional para que nos guíe en nuestro camino como profesionales.

¿Mucha información de golpe, no? Tranquilidad. Emprender es un camino lleno de baches, pero también de aprendizajes y superación. Todo lleva su tiempo, pero estamos seguros de que lo conseguirás. ¡Mucho ánimo y esperamos que te haya servido esta información!

¡Hasta la próxima entrada!

La organización: esencial para todo profesional

Cuando nos convertimos en traductores y traductoras profesionales tenemos a nuestra disposición todas las pautas y conocimientos para desarrollar nuestro trabajo: sabemos cuál es el proceso que debe seguir una traducción, contactamos con los clientes y buscamos la mejor manera de prosperar con nuestro incipiente negocio. Pero poco se habla de la productividad y la organización que debemos seguir para que todo salga adelante.

Se oye por ahí que para ser eficaz, profesionalmente hablando, (y sobre todo si realizamos una actividad laboral autónoma o ejercemos como profesionales independientes) es esencial saber organizarse y llevar un control de todo, como si fuera un superpoder imprescindible. Pues sí, por la cuenta que nos trae. Ser freelance no es tarea fácil porque, además del propio trabajo, tendremos que afrontar muchas responsabilidades y responder ante ellas.

Por ello, queremos darte una serie de consejos para que optimices tu trabajo, mejore la calidad de tus servicios y, por supuesto, aumente tu rendimiento y productividad.

Tareas pendientes, documentos, correos, notas… ¿Qué hago con tanto lío?

Para organizarnos, qué mejor que una agenda donde puedas apuntar todas las fechas, ideas, reuniones y encargos pendientes.

Si eres más tradicional, te recomendamos que mires agendas de día por hoja y, por supuesto, que se ajuste más a tus necesidades y a tus gustos. ¡Seguro que encuentras algo!

Por el contrario, si eres una persona práctica, multitareas y con muchos dispositivos te recomendamos te recomendamos una aplicación en línea con la que puedas controlarlo desde cualquier lado y en cualquier circunstancia. Si es lo que buscas, pero no conoces ninguna que pueda ser útil, te recomendamos:

  • Any.do es un gestor de tareas muy completo que incluye calendarios, listas, recordatorios, agenda y planificadores diarios.  Puedes actualizar tus progresos por colores y dividirlos en distintas secciones. ¡Gratuita y muy completa!
  • Todoist es similar a Any.do, aunque aquí podrás jugar mucho más con colores y etiquetas. Eso sí, si te declaras totalmente fan de las gráficas y las estadísticas, esta herramienta te las hará por ti.
  • Hay otras como Notion o Google Calendar. ¡Échales un vistazo para saber cuál es tu alma gemela!

Me distraigo fácilmente y acabo mirando el móvil cada 5 minutos. ¿Qué puedo hacer?

Con tantas tareas y cosas en la cabeza es normal que a veces vayas como pollo sin cabeza y dejes algunas tareas a medias. Otras veces, el estrés, el cansancio o el aburrimiento nos llevan a distraernos con nuestro alrededor o con las redes sociales, nuestro enemigo para la productividad.

La capacidad de atención ronda los 20 minutos seguidos, aunque no es un número exacto ni universal. Cada persona tiene un límite de atención y esto dependerá de tus hábitos. Eso sí, se recomienda un pequeño descanso cada cierto tiempo para evitar la saturación, el agotamiento mental, visual y corporal. Por eso, te recomendamos la extendida técnica pomodoro, método de gestión de tiempo que cronometra 25 minutos para realizar tareas.

Si, por el contrario, trabajar con una cuenta atrás no te impide procrastinar, necesitas Forest, una aplicación en la que plantas un árbol y crece a medida que cumples tu objetivo en el tiempo que te has marcado y sin usar el móvil. Si sales de la aplicación y miras otra (como Instagram, por ejemplo) el tiempo se para y el árbol morirá. ¿Buena técnica, verdad?

Tengo un equipo de trabajo y me cansa enviarles correos, ¿alguna idea?

No digas más, Trello es una buena herramienta de gestión de proyectos (intuitiva y gratis, lo prometemos). A través de un tablero podemos ir añadiendo tareas, participantes, compartir el progreso e incluso etiquetar a los participantes.

Toggl es otro ejemplo de herramienta para gestionar proyectos. Con ella podrás registrar las tareas en la que trabajas, cronometrarlas, asignar proyectos y clientes. ¡Muy sencillo!

En definitiva, si hay algo en lo que debemos prestar atención cuando proyectamos unos objetivos como autónomas es la productividad. En función de esta podremos aceptar más proyectos o tener mayor calidad de vida, sufrir menos cacaos mentales y simplificarnos la vida. ¡Todo ventajas!

¿Conocías alguna de estas herramientas?  ¡Cuéntanos por redes sociales!